Apreciado por la nobleza y deseado por el humilde campesino. El oro nos acompaña a través del tiempo, como uno de los elementos más preciados y quizá el de mayor uso. Por su valor comercial y auge en nuestro planeta.

Ya sea en lingotes, monedas o joyas su inmensa cualidad innata de mantener o incrementar su valor a lo largo del tiempo, lo convierten en la mejor inversión en la sostenibilidad y crecimiento de su patrimonio.

No cabe duda que invertir en oro es una de las mejores formas de generar dinero con el tiempo.


LINGOTES.


Esta es sin duda la marca brillante del poder, siendo la manera más fácil y segura de acumular y preservar grandes fortunas.

Su pureza y exclusividad es un don, que solo quienes poseen los gustos más exigentes pueden admirar. Su notoria variación en tamaños y quilates nos da la complacencia, de que está al alcance de cualquier persona en busca de una magnifica inversión.


Hoy en día los bancos mundiales siguen prefiriendo oro en vez de dinero para sus reservas internacionales.

Esta es una clara señal que no debe ser ignorada, la compra masiva de lingotes de oro por parte de los bancos centrales, ha sido agresiva y actualmente siguen en aumento.

A causa de lo que han sufrido los mercados mundiales, especialmente en los últimos meses, ya sabemos que el oro es una línea de defensa, ante condiciones extremas del mercado. El oro, es la reserva de emergencia por excelencia.

Aquellos que no lo tienen buscan el preciado metal y aquellos que lo tienen no quieren desprenderse del mismo. Es por esto, que los lingotes es la mejor opción para proteger grandes fortunas. Sin mencionar el crecimiento desmedido que se observa con el pasar de los años.

Sin embargo lo que para unos es tan solo una excentricidad, para los grandes inversionistas del mundo, no hay mejor manera de conservar sus riquezas.

En algunos países como los Emiratos árabes, es muy común ver como un cajero automático, entrega lingotes de oro a los clientes.

Este es un claro ejemplo de cómo el oro ha sido, es y será más que un lujo. Siempre jugará un papel protagonista en la economía del planeta.

MONEDAS DE ORO


Aún más antigua que un lingote, y preferidas por muchos de los más famosos coleccionistas, por su deslumbrante belleza, o por su trascurso por la historia.

El imperio bizantino dejo una huella legendaria e imborrable en la historia del mundo, al percatarse de la necesidad de la humanidad para comercializar fácilmente.

Cambio sin darse cuenta el futuro de todas las civilizaciones presentes en la época y futuras, dándole así otro giro a la historia.


Vemos antigüedades aún más costosas por su implementación en el tiempo que por su propio material en oro. Su insuperable belleza no solo da al poseedor de estas pequeñas reliquias la sensación de poseer un valioso trozo de oro.

La riqueza de poseer la memoria de una civilización ancestral en los dos reversos de la moneda, como el panda chino, el san Jorge victorioso ruso o la filarmónica austriaca entre otras.

Estas escasas monedas de oro, son un legado de la humanidad, que solo algunos privilegiados tendrán el gozo de tener en la palma de su mano.

Esto no cambia en nada el hecho de lo valiosas que son las monedas de oro, cuya única función práctica real es el almacenamiento de riquezas o la inversión por su valor.


Por esta razón, es tan bien preferido en grandes magnitudes por otro grupo elite de personas, que prefieren una manera más cómoda y sutil de guardar su inversión. No solo por su pequeño tamaño si no por su facilidad para ocultarlas, estas pequeñas piezas de oro no pierden su valor.


Sin embargo, si de monedas de oro se trata la humanad en ninguno de los pasos de trayectoria dados lo ha devaluado, y jamás podrá. Para hacerlo tendría que cambiar el sistema mundial de los bancos y la perdida seria total, si no es que absoluta.

Actualmente estos tesoros circulares de oro ya no se usan comercialmente. Han sido sustituidas por monedas fiduciarias, que no dejan de ser un pedazo de metal sin ningún valor natural, solamente el respaldo que le otorga la banca nacional.


JOYAS


Egipto cuya creencia fue, que este hermoso metal dorado cayó del cielo y fue un regalo de los dioses, quienes querían que los más importantes de la época fueran iluminados con un trozo de sol.

Dioses a los que agradecían con grandes esculturas dando tributo, agradeciendo así por su imagen de riqueza y poder.

Esta práctica nos permitió sin lugar a duda heredar la tradición de la alquimia y la joyería, utilizarlo cual prenda de vestir o decorando un espacio en nuestro hogar o en algún interior.


Empoderado de una gran riqueza su vanidad requería los mejores lujos excéntricos, exigiendo a sus súbditos más y más maneras de mostrarle al mundo su enorme poder.

El nacimiento de la joyería en sus cimientos no era otra cosa que el capricho de un faraón, que aseguraba que el oro, es el regalo divino de AMON-RA, dios del sol.


Ya sea moda, elegancia, decoración o un simple accesorio la joyería es otra manera de invertir, aunque si de inversión se trata es la manera menos recomendable por su costoso valor.

Adquirirla a parte del valor del oro que se requiere para elaborarla se le debe restar el diseño y la mano de obra del maestro joyero que la creo.

Su costo es alto, la inversión será retribuida a un más lento pasar del tiempo, este es el precio a pagar por la oportunidad de lucir y hacer más visible a este divino objeto de oro.

VER MAS EN AMAZON

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *