Si eres amante del oro no puede faltar en tu casa un detector de metales profesional para buscar oro, si no tienes uno y buscas algo de información, aquí podemos darte unos consejos.

– Â¿Para que lo quieres?: Normalmente la gente se preocupa solo de la profundidad a la que podrán llegar con el detector, dejando de lado otras opciones que nos brindan estos aparatos.

Debes saber que hay detectores para campo o playa, para oro, para buscar monedas, otros simplemente pitan cuando detectan algo, otros te dicen exactamente que se encuentra bajo tus pies, hay otros para objetos grandes, otros para objetos pequeños.

– Pulsos o VLF: Los detectores por su tecnología, pueden ser de dos tipos. De baja frecuencia o VLF y de Pulsos o Impulsos.  Los detectores mas usados suelen ser de baja frecuencia, distinguen los metales mientras que los de pulsos solo distinguen el hierro.

Si queremos saber lo que encontramos lo mejor es un vlf, si vamos a buscar a lo bestia lo mejor en uno de pulsos, alcanzan mayor profundidad.

Por lo tanto, si buscas un metal en concreto, necesitaras un detector de metales VLF. Si te interesa cualquier metal es mejor uno de Pulsos. De todas formas si estas con la duda lo mejor suele ser un vlf, son los mas usados.                                                                                                               

– Presupuesto: No te ciegues con los mas caros, no siempre son los mas prácticos, suelen tener funciones que nunca vas a usar, hay detectores económicos muy eficaces, si buscas alguna función especifica, como mucha profundidad, detectores de pequeños objetos de oro, tampoco hace falta gastarse 1.000 euros.                                                                                                                                  

– Un buen procesador: Un procesador bueno nos da un pitido por cada uno de los objetos que detecta, cuando encontramos dos objetos juntos, te avisara que hay mas de un objeto.

Los procesadores mas malos suelen pitar una vez para que sepas que hay algo, pero poco mas. Un procesador rápido es lo mejor para tener la mayor información posible.

– Pinpoint: es una de las herramientas mas útiles, para cualquier usuario, si no quieres hacer un agujero que parezca una cantera claro, localiza exactamente donde esta el objeto.

– Identificación numérica y tonos de audio:  identificar los objetos con una numeración es bastante cómodo. La numeración irá del 0 al 100, teniendo cada metal un rango de numeración distinto, por ejemplo el hierro esta entre el 0 al 40, la plata 89 al 90 y el oro del 53 al 62.

El rango y valores dependerán del modelo y marca de detector, siempre que usemos este identificador sabremos lo que hemos encontrado, también podrán emitir un sonido distinto dependiendo del metal, lo mejor es que tenga mínimo 3 tonos, para oro, hierro y plata.

– Pantalla lcd o botones de rosca: Suelen ser igual de eficaces, aunque la pantalla lcd ayuda bastante ya que tienes una idea en tiempo real de lo que tienes debajo, con los botones de rosca tendrás que ir probando cuando el detector te avise de que encontraste algo.

– Plato grande o pequeño: Los platos grandes suelen llegar a mas profundidad, pero tienen el inconveniente de que pueden dejar pasar los objetos pequeños, también son mas incómodos de manejar, obviamente la mejor solución seria tener uno mediano, pero eso ya depende de cada uno, aunque para pepita de oro por ejemplo lo mejor es un plato pequeño, que concentra mas la búsqueda.


– Modos que incluyen: Algunos detectores de metal te dan la opción de anular algún metal, para centrarse en monedas, joyas o pepitas de oro, lo habitual es anular el hierro si lo que quieres es encontrar algo de valor y no estar cavando cada 10 minutos.

– El Notch: esta función nos permite elegir los objetos que queremos encontrar por rango de conductividad, por encima o por debajo del rango que hayamos establecido.

 – El volumen de los tonos: es una opción interesante, para poner un sonido bajo para hierro, medio para plata y alto para oro, ni siquiera tendrás que mirar la pantalla, podrás peinar zonas grandes mas rápido.

Aquí tienes algún producto, por si te decidiste.

Tenemos historias curiosas de gente que encontró tesoros, esta es la de Martin Elliott.

¿Quién escondería un tesoro en una granja? Pues aunque no lo creas existen personas que escondieron sus reliquias más valiosas en lugares sumamente insólitos.

La historia de Martin Elliott es el ejemplo mas claro y uno de los mas increíbles de que los tesoros existen y pueden ser encontrados en los lugares más inesperados a la vez que cercanos.

Elliott contó que estaba enseñando a su primo cómo utilizar un detector de metales en la granja de su familia en Inglaterra cuando su detector le avisó de que había algo cerca.

Pensó que serian metales de cualquier cosa sin importancia, pero quedo descolocado cuando lo que encontró fueron 9,213 antiguas monedas romanas de plata valoradas 426,856 dólares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *